El último fracaso de Netanyahu

El primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu
El primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu

Los tres borradores del proyecto de ley “Israel: estado nación del pueblo judío” son la fallida conclusión de una ofensiva político-militar israelí al movimiento palestino de liberación nacional. Estos borradores, de los cuales dos de fueron adoptados por el consejo de ministros y el tercero fue propuesto por el primer ministro Benjamín Netanyahu, aciertan que solamente el pueblo judío tiene derecho a la autodeterminación nacional en la Tierra de Israel, o sea palestina en las fronteras del mandato británico, y relativizan los derechos palestinos es esta premisa.

Seis meses antes que estos borradores sean presentados a la junta de gobierno, el viernes trece de junio, el ejercito de Israel y sus servicios de seguridad utilizaron el asesinato de tres jóvenes colonos para abrir una ofensiva contra el Hamas en Cisjordania sabiendo que la organización islámica no estaba de tras de la operación. Esta operación comenzó a los once días de establecerse un gobierno de unidad nacional palestino. Durante el primer mes las fuerzas israelíes arrestaron mas de seiscientos militantes de Hamas y mataron a cinco manifestantes en diferentes localidades. Mas tarde, y considerando que se quedaban sin objetivos que arrestar en Cisjordania y sin poder cumplir su misión, esta ofensiva fue extendida a una operación militar contra la Franja de Gaza. Finalmente, tras el fracaso en Gaza la operación tuvo su foco en Jerusalén.

Pero Israel fracaso: el gobierno de unidad nacional palestino pudo sobrevivir la ofensiva israelí y logro recuperarse en una contra-ofensiva diplomática que va teniendo creciente éxito. Consecuentemente la sociedad política israelí opto por gestionar políticamente lo que no pudo ser conseguido en el campo de batalla sancionando dos leyes. Una, la ley “Israel: estado nación del pueblo judío”, que establece la supremacía nacional judía en Israel. Y dos, la ley de prevención del terrorismo que relativiza el derecho a la ciudadanía de los palestinos y dispone deportar a la franja de Gaza a los ciudadanos israelíes o de la Autoridad Palestina que hayan sido participes en actividades subversivas y a sus familiares o que pertenezcan al entorno subversivo.

Claro, también esta alternativa fallo, ya que los costes económicos y políticos de la ofensiva político-militar terminaron forzando la dimisión del gobierno. Como consecuencia de las acciones del gobierno Netanyahu el aislamiento político de Israel crece al tiempo que baja su clasificación de crédito y se comienzan a ver los indicios de una crisis económica.

Un documento de trabajo que fue obtenido por el matutino israelí Haaretz a mediados de noviembre revela en detalle las medidas que la Unión Europea esta dispuesta a tomar en respuesta a las políticas israelíes de colonización en Cisjordania y Jerusalén Oriental. Diplomáticos europeos también han revelado a este matutino, que el objetivo de la Unión es tomar medidas contra las acciones israelíes que hacen imposible la resolución al conflicto por medio del establecimiento de un estado palestino.

Por ejemplo, se trata de proyectos de construcción en la zona E1 al este de Jerusalén, y en las En este ambiente las cuestiones de la identidad judía del estado se transforman en es una vía preferida de escape contraponiendo a los ciudadanos judíos y no judíos de Israel y estableciendo las pautas que llevan a profundizar la crisis étnica.colonias de Givat Hamatos y Har Homa ubicadas en Jerusalén Oriental. La Unión Europea considera que la construcción en estos lugares pone en peligro la posibilidad de establecer un Estado palestino con continuidad territorial y con Jerusalén como la capital de ambos estados.

La construcción y la colonización en Jerusalén Oriental también ha creado tensiones con la administración norteamericana y ya hubieron intercambios de agudezas de índole personal.

Económicamente, a mediados de noviembre la agencia Fitch Ratings emitió una revisión de las perspectivas a largo plazo en moneda extranjera degradando el la calificación de crédito de Israel. La reducción de las perspectivas proviene de la preocupación de la agencia por el crecimiento de la inversión militar del gobierno.

En ambos casos la clase media ve como sus esperanzas de normalización y progreso son echadas por tierra y a su país alejarse de lo que percibe como los valores y estándares europeos a los cuales quisiera pertenecer. Por esta razón, los representantes políticos de la clase media no pudieron continuar colaborando con una junta de gobierno que opta por todo lo contrario.

El ministro de finanzas, Yair lapid, quien ha llegado al gobierno como paladín de la clase media y sus aspiraciones, no pudo aceptar las demandas ultimativas del primer ministro, Benjamín Netanyahu, lo que llevo al país a nuevas elecciones. El caos institucional creado con la dimisión del gobierno, forzó al parlamento congelar los proyectos de ley “Israel: estado nación del pueblo judío” y prevención del terrorismo. En las condiciones actuales, tales leyes no podrian seguir conseguir el apoyo necesario para seguir adelante. En condiciones normales este tipo de legislación podría reiniciarse solamente a mediados del 2015 cuando se normalice el panorama político.

Se trata de una victoria de la resistencia palestina: tras seis meses de una ofensiva político-militar durante la cual miles de militantes fueron arrestados y mas de 2000 personas perdieron su vida el gobierno de Netanyahu fue forzado a dimitir.

Pero es mas, las campañas de la sociedad civil internacional lograron romper el concepto de normalidad con el cual intenta auto-describirse la sociedad israelí. La clase media quisiera aparecer como ciudadana de un estado normal, pero la militancia de la sociedad civil, sobre todo durante esta ultima ofensiva contra el pueblo palestino la fuerza ser percibida tal como es: una sociedad colonial y racista.

Para muchos se trata de un momento de reflexión que obliga preguntarse “¿Qué significa ser judío? ¿Es una religión? ¿O es acaso una identidad nacional?” Pero estas reflexiones no son sino una forma mas de evitar la polaridad “apartheid o democracia” impuesta por la resistencia palestina y la sociedad civil internacional.

El carácter político del régimen esta en juego y este se torna en un ataque de histeria cuando el primer ministro acusa a sus socios de hace menos de una semana de traicionar la patria. En este ambiente las cuestiones de la identidad judía del estado se transforman en es una vía preferida de escape contraponiendo a los ciudadanos judíos y no judíos de Israel y estableciendo las pautas que llevan a profundizar la crisis étnica.

Hemos llegado a un punto de no retorno, no se trata de reconstruir un espejismo de normalidad, sino de crear una estrategia conjunta, palestina, israelí e internacional que llevara al régimen de apartheid a la derrota.

—–

* Este articulo fue publicado en ingles por el Alternative Information Center (AIC)

Anuncios

Un comentario en “El último fracaso de Netanyahu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s