Netanyahu busca el camino a un conflicto sin solución

La policía israelí cerrando el acceso a la mezquita de al Alqsa en Jerusalén (fotografiá: Sami Sockol)
La policía israelí cerrando el acceso a la mezquita de al Alqsa en Jerusalén (fotografiá: Sami Sockol)

Mientras el gobierno israelí se esfuerza en presentar la actual situación de inestabilidad política en Jerusalén y Cisjordania como si se tratara de una confrontación religiosa, miles de militantes de la extrema derecha israelí se manifestaron fuera de la residencia oficial del primer ministro, Benjamín Netanyahu exigiendo duras medidas contra las protestas palestinas. Ya mas de de dos semanas que la población palestina sale a manifestarse en Jerusalén y Cisjordania protestando las ofencivas israelies contra la mezquita de al Aqsa y los feligreses musulmanes en el lugar. Cinco palestinos y cuatro israelíes han muerto en una serie de incidentes violentos mientras que cientos han sido heridos.

La manifestación frente a la residencia del primer ministro fue organizada por el “‘Consejo de colonos de Samaria” una asociación financiada por el gobierno israelí, que ya había establecido una tienda de protesta en el lugar tras el tiroteo del ultimo jueves en el que murieron Eitam y Naama Henkin. A esta manifestación asistieron figuras destacadas de la derecha, incluyendo parlamentarios del Likud y ministros del gobierno.

El ministro de turismo Yariv Levin se dirigió a los manifestantes insistiendo de que no se trataba de una protesta contra el primer ministro, sino una manifestación de “apoyo al gobierno para que este haga las cosas que todos queremos que haga”.

Katz, el ministro de asuntos sociales, pidió una mano más pesada contra palestinos que lanzan piedras y bombas incendiarias en manifestaciones. El ministro demando también que Israel lance una campaña de construcción en las colonias de Cisjordania.

Katz dijo que los palestinos ven en el hecho que Israel haya congelado la construcción en las colonias “una debilidad, y por lo tanto tenemos que ampliar las colonias existentes y construir nuevas”.

El gobierno de Netanyahu había congelado formalmente la construcción en las colonias israelíes en Cisjordania durante diez meses de noviembre del 2009 a setiembre del 2010. Informalmente, el gobierno volvió a congelar la construcción de las colonias de Cisjordania durante las ultimas negociaciones con la Autoridad Palestina, que colapsaron en abril del 2014. Desde ese momento Israel no ha impuesto restricción alguna a la construcción en las colonias. Es mas, el los últimamente se habla de legalizar colonias irregulares que se han ido construyendo en los últimos años.

La manifestación de la ultra-derecha se convoco después de que Netanyahu haya declarado el lunes nuevas medidas represivas y su intención de “levantar las restricciones con respecto a la acción contra incitadores”. Adicionalmente el primer ministro había dicho que el gobierno actuara contra el Movimiento Islámico “que, junto con Hamas y la Autoridad Palestina, es la principal fuente de la incitación”.

El día después de la manifestación, el martes, Netanyahu se reunió con los generales Moshe Yaalon, el ministro de Defensa, y Gadi Eizenkott, el jefe del Estado Mayor, y otros altos funcionarios del ejercito en la base de la Brigada Regional de Samaria, al norte de Cisjordania, para discutir la reacción del Ejército a las protestas palestinas.

Durante una rueda de prensa que se celebro tras la reunión, el primer ministro describió los enfrentamientos en Jerusalén y Cisjordania como enfrentamientos religiosos entre militantes islamitas y el Estado de Israel

“Israel está actuando con firmeza y responsabilidad contra terroristas y fanáticos que asesinan a personas inocentes”, dijo Netanyahu.

“Nosotros somos los garantes de los lugares sagrados del Islam!”, agrego el primer ministro, declarando que Israel es la única “razón por la cual los sitios sagrados del Islam, los sitios del cristianismo, los sitios del judaísmo, no se parecen a Palmyra!” refiriéndose a la antigua ciudad romana en Siria que hoy esta siendo demolida por la República Islámica.

En este encuentro, el primer ministro subrayó que el Movimiento Islámico en Israel, junto a Hamas y la Autoridad Palestina, son quienes organizan las protestas en Jerusalén y Cisjordania.

Concretamente, el primer ministro se comprometió muy levemente con los colonos prometiendo que el ejército pondrá cámaras que cubran las carreteras de Cisjordania 24 horas al día de manera que se proporcione una respuesta inmediata a los colonos en peligro. Adicionalmente, el gabinete israelí se reunirá la próxima semana para discutir la proscripción del Movimiento Islámico en Israel.

Analistas palestinos, internacionales e israelíes discuten si este momento de malestar político significaría un cambio cualitativo en las relaciones entre la ocupación israelí y el pueblo palestino, una tercera intifada. Sin embargo, fiel a la fe de que el objetivo de la resistencia palestina no se no es la liberación nacional, el primer ministro israelí prefiere ver la actual ola de violencia parte de un choque esencial entre la civilización occidental y el Islam político.

La mala noticia es que si Israel continúa intransigentemente con su ofensiva a los lugares sagrados para los musulmanes la era de post-Oslo podrá verdaderamente convertirse en la era de un conflicto religioso sin solución. Quizá este sea el objetivo de Netanyahu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s