El pillaje del patrimonio cultural palestino

Maqueta del edificio del “Campus Nacional de Arqueología” que albergara las oficinas de la Autoridad de Antigüedades, almacenes que darán cabida a dos millones de artículos, laboratorios, una biblioteca y un magnífico espacios de exposición (fotografiá: Israel Archeological Authority).
Maqueta del edificio del “Campus Nacional de Arqueología” que albergara las oficinas de la Autoridad de Antigüedades, almacenes que darán cabida a dos millones de artículos, laboratorios, una biblioteca y un magnífico espacios de exposición (fotografiá: Israel Archeological Authority).

La construcción de un nuevo “Campus Nacional de Arqueología” diseñado por los arquitectos Irit Kohavi y Moshe Safdie todavía esta en curso ycontinuara por al menos otros 14 meses. La idea de construir este campus, que se encuentra en las cercanías del Museo de Israel y el Museo de la Biblia, surgió tras los Acuerdos de Oslo con el objetivo de transferir las colecciones del Museo Rockefeller de arqueología, situado en Jerusalén Oriental.

Se trata de un proyecto que no ha tenido un impacto internacional pero que claramente contradice convenios internacionales que tienen como objetivo prevenir el saqueo de la riqueza cultural de una región ocupada militarmente.

El museo Rockefeller de arqueología fue establecido durante el Mandato Británico de Palestina Contiene una gran colección de piezas arqueológicas desenterradas en las excavaciones llevadas a cabo entre los años 1920 y 1967.

Este museo se estableció como parte de una política británica de exponer en sus países de origen hallazgos arqueológicos que se consideraban parte del patrimonio nacional. Anteriormente esto hallazgos hubieran sido “exportados” a la metrópolis.

Esta idea ya se había llevado a la práctica en otras colonias del Imperio Británico donde se abrían centros dedicados a la actividad arqueológica que incluían oficinas para el Departamento de Antigüedades, salas de almacenamiento y un museo para exponer las piezas.

Interior del Museo Rockefeller en Jerusalén Oriental. El edificio construido por por Austen Harrison fue iniciativa del Mandato Británico de Palestina con el objetivo de crear un patrimonio nacional arqueológico del país (fotografiá: Wikipedia)
Interior del Museo Rockefeller en Jerusalén Oriental. El edificio construido por por Austen Harrison fue iniciativa del Mandato Británico de Palestina con el objetivo de crear un patrimonio nacional arqueológico del país (fotografiá: Wikipedia)

El museo adquirió su nombre cuando en 1925 John D. Rockefeller Jr. accedió a donar dos millones de dólares para el proyecto a pedido de James Henry Breasted, fundador y director del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

Tras los acuerdos de cese de fuego jordano-israelíes de 1949 el museo Rockefeller paso a poder del Reino de Jordania. 39 años mas tarde, en Julio del 1988, cuando el gobierno jordano rescindió de sus demandas territoriales en Cisjordania este tendría que convertirse en parte del patrimonio cultural del Estado Palestino y por lo tanto estaría protegido por convenios internacionales de los cuales Israel es parte.

Como parte de un territorio ocupado esta riqueza cultural debería estar protegida por los Convenios de Ginebra, la Convención de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado, por Convención sobre las Medidas que Deben Adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales y otros convenios internacionales que tienen como objetive evitar el pillaje de bienes culturales durante conflictos armados o en situaciones de ocupación militar.

Pero tras la ocupación de la ciudad en 1967 y su anexión en 1980 Israel ignoro estas múltiples protecciones transfiriendo la administración del museo y sus colecciones a la Autoridad de Antigüedades de Israel transformándolo en una institución israelí mas.

La construcción del “Campus Nacional de Arqueología” Israel forma parte de un proceso de vaciamiento de los valores culturales de Jerusalén oriental que desde la ocupación fueron confiscados, clausurados, o que simplemente se dejaron decaer en desuso.

El nuevo predio en construcción sera un edificio de 35 mil metros cuadrados que se extenderá en nueve plantas y costada 400 Millones de dólares norteamericanos. Este edificio albergara las oficinas de la Autoridad de Antigüedades, almacenes que darán cabida a dos millones de artículos, laboratorios, una biblioteca y un magnífico espacios de exposición.

Hava Katz, doctora en arqueología y conservadora jefe de las exposiciones, ha dicho al periódico Haaretz que el cielo razo de la plaza de entrada tendrá un número de mosaicos bizantinos “que estaban en edificios o espacios públicos y parte de ellos serán expuestos por primera vez”. Uno de estos los mosaicos, que se encontraba en las bodegas del Museo Rockefeller cubría el cielo razo de en una capilla bizantina Beit She’an que fue excavada durante el Mandato Británico por el arqueólogo Michael Avi-Yonah. Katz cuenta que este mosaico trae imágenes de la vendimia, de animales de pastoreo y de caza. Dentro del edificio habrá un espacio de exposiciones con techo transparente.

Sin duda el nuevo “Campus Nacional de Arqueología” es un proyecto ambicioso pero no es seguro que pueda competir con una joya arquitectónica tal como es el edificio del Museo Rockfeller, que fue diseñado por Austen Harrison. Por otro lado, este proyecto, que no fue detectado por el radar de la UNESCO representa un peligro mas a las riquezas culturales palestinas y confirma la “”necesidad urgente de llevar a cabo la misión de monitoreo reactivo” por parte de la institución internacional.

Autor: Sergio Yahni

Soy un periodista argentino que vive en Jerusalén. Principalmente trabajo con el Centro Alternativo de Información (AIC), una organización palestina-israeli que promueve una paz justa en la región. Desde 1989 he trabajado con cadenas de televisión internacionales tal como como France 24, DR de Dinamarca y la Televisión de Cataluña (TV3) a quienes asistí en la produccion de programas de noticias y programas documentales. Con el Centro de Información Alternativa (AIC) también he producido una serie de documentales que tratan sobre el conflicto colonial en Palestina, la resistencia popular palestina y las forma en que evoluciona la identidad dentro de este conflicto.

5 comentarios en “El pillaje del patrimonio cultural palestino”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s